San Isidro Labrador

Isidro Labrador                                                         

Isidro Labrador (Madrid, c. 1082 –  30 de noviembre de 11721 ), santo de la Iglesia católica. Se celebra su festividad el día 15 de mayo.

 

Biografía

San Isidro, cuyo nombre era Isidro de Merlo y Quintana. Aunque no se tienen demasiados datos biográficos sobre el santo, parece ser que vino al mundo en el seno de una familia humildísima, poco antes de la reconquista de Madrid, en una casa situada donde en la actualidad se halla la calle de las Aguas donde hay actualmente un museo con exposiciones temporales sobre temas madrileños y también con recuerdos relativos a la vida del santo.

 Quedó huérfano muy pronto, así que el joven Isidro se buscó el sustento con trabajos como el de pocero hasta que finalmente se empleó como labrador. Cuando Alí, rey de Marruecos, atacó Madrid en 1110, Isidro hizo como muchos otros y se trasladó a Torrelaguna, donde continuó con el mismo género de vida, dedicada al trabajo y a la oración, que había llevado hasta el momento. Fue precisamente en la parroquia de esta localidad donde contrajo matrimonio con una joven llamada  Santa María de la Cabeza, natural de Uceda, cuya dote matrimonial fue una heredad en su pueblo natal, lo que fue causa de que los esposos se establecieran allí para trabajar las tierras por cuenta propia. Aunque Isidro era piadoso y devoto, su esposa no le iba a la zaga a este respecto, ni tampoco en cuanto a laboriosidad, todo lo cual hizo -según la leyenda- que se granjearan la predilección de Dios, que los benefició con su ayuda innumerables veces, como cuando salvó milagrosamente a su hijo único que había caído en un profundo pozo o cuando permitió a María pasar a pie enjuto sobre el río Jarama y así librarse de los infundios de infidelidad que contra ella lanzaban las gentes. En 1119, Isidro volvió de nuevo a Madrid, y entró a trabajar como jornalero agricultor al servicio de un tal Juan de Vargas. Estableció su morada junto a la iglesia de san Andrés, donde oía la misa del alba todas las mañanas y, luego, atravesaba el puente de Segovia -las tierras de su patrón estaban del otro lado del Manzanares- para aprestarse al duro trabajo de roturar la tierra con el arado. Se dice de él que daba cuanto tenía a los menesterosos y aún a las palomas hambrientas cedía las migas de pan de las que se alimentaba. Con el correr del tiempo decidieron los esposos separarse para llevar una vida de mayor santidad; marchó así Isidro a Madrid, mientras María quedaba en Caraquiz consagrada al cuidado de la ermita, la cual barría y aseaba diariamente, al tiempo que pedía limosna para costear el aceite que alumbraba la imagen. La separación duró hasta la última enfermedad del santo, cuando María tuvo noticia por un ángel de la muerte de su marido. Corrió presta a la Villa y no se separó del lado de su esposo hasta que éste exhaló su último aliento. Luego volvió a Caraquiz y, después de unos años, también murió. Son varios los milagros que se atribuyen al santo, encontrándose entre los más famosos el del pozo (en el que, gracias a su oración, las aguas de un pozo subieron para poder rescatar a su hijo, que posteriormente será conocido popularmente como San Illán, que había caído en él), y de los Ángeles, popularmente narrado como que los ángeles araban el campo mientras que San Isidro rezaba (aunque según las actas de la canonización, Iván de Vargas vio cómo dos ángeles ayudaban a Isidro a arar más rápido tras haberse detenido éste anteriormente a rezar en todas las parroquias por las que pasaba de camino al trabajo). A Isidro, como pobre de solemnidad que era, se le enterró en el cementerio de la parroquia de san Andrés, en una tosca caja de madera sin cepillar. Transcurridos cuarenta años, como los prodigios de Isidro seguían corriendo de boca en boca, ante la insistencia del pueblo, se exhumó el cuerpo y se le dio sepultura en el interior del templo. Se vio entonces que, a pesar del tiempo transcurrido y de haber estado expuesto a las inclemencias meteorológicas, todavía se conservaba entero y de color tan natural como si estuviera vivo, prodigio que se ha podido comprobar en las múltiples traslaciones que de su cuerpo se han hecho.

Cuando Alfonso VIII vino a Madrid tras haber derrotado al moro en las Navas de Tolosa, ordenó que el cuerpo fuera colocado en un arca bellamente policromada con escenas de la vida de Isidro. La beatificación, pronunciada por Paulo V el 14 de junio de 1619, ainstancias de Felipe III, fue acontecimiento largo tiempo esperado por el pueblo madrileño; para conmemorar el evento se celebraron grandes festejos, en el transcurso de los cuales se inauguró la plaza Mayor. El 19 de junio de 1622, Isidro, que en la memoria del pueblo ya era santo, fue canonizado por el papa Gregorio XV, junto a santa Teresa, san Ignacio de Loyola, san Francisco Javier y san Felipe Neri. En 1657 el arquitecto fray Diego de Madrid comenzó a levantar la capilla de san Isidro -primer ejemplo del barroco madrileño-, aneja a la iglesia de san Andrés, destinada a contener la urna del santo, cuyo traslado se produjo definitivamente en 1669. El 4 de febrero de 1789, Carlos III ordenó que la urna fuera instalada en el antiguo Colegio Imperial, que pasó a llamarse entonces Iglesia Real de San Isidro, y que luego sería la catedral de Madrid. . Fue declarado patrono de los agricultores españoles por Juan XXIII en bula del año 1960.2 También es patrón de los Ingenieros Técnicos Agrícolas

 

Celebraciones y festejos

Debido a su profesión, labrador, se le considera también patrono de los labradores y es venerado en muchos pueblos con procesiones en las que se bendicen los campos. El 15 de mayo, día de su festividad, se realiza en Madrid una procesión con una imagen del santo, venerada en la antigua catedral madrileña.

España

En Madrid, su localidad natal, de la que es patrón, se celebra una romería en torno a la ermita  de Carabanchel erigida en su honor, en la Pradera de San Isidro junto al Río Manzanares en el Distrito de Carabanchel, cada 15 de mayo (ver: Fiestas de San Isidro Labrador). Dada la condición mozárabe del santo, este santuario tiene el privilegio de la celebración de la liturgia hispana (Bendición del agua, 21 de noviembre18 de diciembre2 de enero, etc). También se celebran en su nombre desde 1947 uno de los festejos taurinos más importantes del mundo, la Feria de San Isidro.

En Tenerife, la celebración más antigua de la isla en honor a San Isidro Labrador es la que desde 1667, año en que se coloca en el Retablo Mayor de la Parroquia Matriz del Apóstol Santiago la imagen de este santo madrileño, se celebran en la Villa de Los Realejos. Desde entonces, y con la lógicas variaciones que conlleva la evolución de un municipio que ha pasado de una tradición agrícola, a una marcada sociedad dedicada a los servicios, los realejeros han dedicado el mes de mayo a honrar la memoria y la figura de San Isidro labrador. Su romería, de carácter regional, tiene lugar, normalmente, el último domingo de mayo. Esta romería ha ido paulatinamente y como ninguna otra, rompiendo con la uniformidad en las vestimentas de los participantes, impuesta desde mediados del siglo XX, y que aún sigue vigente, incomprensiblemente, en lugares vecinos, ignorando la riqueza de los trajes de los pobladores de Tenerife en siglos pasados.

Completan las celebraciones un multitudinario baile de magos, en el que acuden gentes de toda la isla ataviadas con los diferentes trajes tradicionales, el famoso Festival de las Siete Islas, en el que cada año participan grupos de cada una de las siete Islas Canariasy las populares ferias de ganado y de artesanía.

También, en el vecino pueblo de La Orotava se celebran las fiestas mayores de la villa en honor al santo y a su mujer Santa María de la Cabeza. Se celebra el “Baile de magos” (mago es una palabra que proviene de mauro) con los trajes típicos, vestimenta impuesta a manera de uniforme durante la dictadura, por la Sección Femenina de la Falange Española, y que es una clara desvirtualización del traje del siglo XIX, conocido como de “Icolaltera” o “Mujer de Icod del Alto” y que aún hoy conserva una familia de la burguesía local. La “Subida del santo” o romería chica, la “Feria o bendición del ganado” y finalmente la Romería, con trajes típicos, en honor a los dos patronos de la villa, siendo una de las más importantes de Canarias. En otros lugares de las islas también se celebran fiestas en honor a los dos santos.

En Andalucía y Extremadura se hacen romerías en honor al Santo, acompañado de carretas, caballos, carrozas artísticas y romeros:BujalanceCalera de LeónFuente de CantosCañete de las TorresVillalba de los BarrosMonesterioMontellanoLos Palacios y VillafrancaJamilenaPaterna del CampoCartaya, etc.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: