El pasado de nuestras Norias Fluviales

           La noria fluvial ha sido utilizada desde hace siglos en la provincia de Córdoba y Sevilla para elevar agua de los ríos y regar las huertas establecidas en sus inmediaciones. La mayoría de ellas estaban situadas en los ríos Genil, Guadajoz y Guadalquivir, y muchas de esas norias se han mantenido en uso hasta el siglo XX.

           Se trata de una máquina hidráulica que consiste en una gran rueda con paletas transversales que se coloca parcialmente sumergida en el curso del río. A lo largo de la rueda tiene una hilera de arcaduces o cangilones que con el movimiento de la rueda se llenan de agua, la elevan y la depositan en un conducto asociado a la noria que la distribuye para el regadío.

noria 1

            Se pueden distinguir dos modelos de norias según los rasgos técnicos. Por un lado están las norias de piezas de madera, de tradición medieval y por otro lado las norias con elementos de hierro fundido de diseño más moderno, muy utilizada desde mediados del siglo XIX y de la que todavía se conserva algún ejemplar, como la situada en el curso del río Genil cerca de la aldea de Jauja, concretamente en las Huertas del Duque (Lucena).

            La noria situada en Jauja es la mejor conservada de las Norias del Rio Genil. Se encuentra enclavada en la orilla derecha del rio frente por frente a Badolatosa y es conocida por el nombre de La Amelia. En un principio esta noria esta formada únicamente de madera pero tras la riada de 1966 se sustituyó por materiales de hierros fundido junto con la madera.

noria 2

           Sus elementos motrices van realizados en hierro y de madera sólo la corona (álabes, cangilones y cinta). Lógicamente, el hierro confiere mayor resistencia y perdurabilidad al aparato, aunque también lo hace más pesado de mover por lo que se añaden unas paletas suplementarias, llamada voladoras que sobresalen del perfil de la noria para imprimir la rotación de la misma.

           La noria se compone de varias partes. Como son la zona del eje, la rueda y la corona. Las norias iban montadas sobre dos estribos fabricados de ladrillo o de mampostería de igual altura y tamaño donde se asentaban los estribos. El espacio libre entre ambos era para el paso del agua. Las zapatas eran tablas donde se asentaban los cojinetes, que era una pieza con un rebaje circular que servía para encajar el eje de la noria y permitir el movimiento de rotación. La madera empleada era de albarillo, una madera dura y presente en la zona. Las medidas del eje dependían de las dimensiones de la propia noria y en el centro llevaba una escopladura para el paso de las cruces. A ambos lados se disponían unas piezas circulares de metal y soldadas para evitar el desplazamiento del eje.

          La rueda servía de unión entre la corona y el eje, y  trasmitía el movimiento de rotación obtenido mediante el golpeo de las paletas contra el agua. Esta formada por las escaleras que son los brazos de la noria. Arranca desde los discos situados a  cada lado del eje y llegan hasta la corona.

noria 3

           En la corona es donde se situaban los álabes y los cangilones. Los alabes están constituidos por grandes tablas o paletas de madera que al ser golpeadas por la fuerza de la corriente imprimen a la noria su movimiento ayudadas también por las voladoras. Por otro lado los cangilones consisten un unos cajones rectangulares de madera con un orificio en la parte interna de la noria para la entrada y salida del agua que es depositada en  un canal de madera llamado añaquil. Este va unido mediante la mangueta al canalillo que discurre por encima del muro y que lleva el agua hasta la arquilla donde se distribuyen diversos almatriches que riegan las huertas cercanas.

noria 12

            Concretamente la noria Amelia posee un diámetro de 14,5 metros y cuenta con 16 escaleras o brazos. El diámetro del eje de hierro es de 16 centímetros y el de los platos que conectan al eje de 1,1 metros. Las escaleras están formadas por dos brazos de hierro mediante una triple X en su interior. La anchura de la corona es de 1,15 metros. Entre escalera y escalera se sitúan cuatro álabes y cangilones formando un totas de 64. Cada cangilón tiene una capacidad de 20 litros de agua por segundo y la noria era capaz de extraer en pleno funcionamiento 160 litros de agua por segundo.

noria 2

            La noria Amelia estuvo en funcionamiento hasta hace pocos años para regar los terrenos de algunas huertas y fue restaurada en el año 2009. A parte de la Amelia aun se conservan otras norias del rio Genil como la que se halla en el término de Benamejí al pie del monte donde está enclavado el Castillo de Gómez Arias y otra en la localidad de Badolatosa frente a la aldea de Jauja, en la zona de la Isla Quemada de la cual solo quedan restos pues hace tiempo que dejo de funcionar, el canal se ha secado y hoy día aparece bastante desplazada respecto de la orilla. Estas dos de tamaño más humilde y en ruina. Solo en la zona de Badolatosa y Jauja hubo un total de 7 norias y cada una abastecía de agua a 30 huertas.

noria 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: